Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /mnt/web504/e2/09/59248509/htdocs/wp-content/plugins/revslider/includes/operations.class.php on line 5515 Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /mnt/web504/e2/09/59248509/htdocs/wp-content/plugins/revslider/includes/operations.class.php on line 5523 Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /mnt/web504/e2/09/59248509/htdocs/wp-content/plugins/revslider/includes/output.class.php on line 7411 guarda y custodia archivos - Luís Pintos Güimil

VISITAS Y CUSTODIAS durante el ESTADO DE ALARMA

Buenos días,

Tras estar contestando reiteradas preguntas a mis clientes, hago este artículo para simplificar el asesoramiento.

¿Se debe continuar o se debe suspender el derecho de visitas a los hijos?

No es sencillo, contestar, jurídicamente como por sentido común, pensando en que es lo más beneficioso para los hijos y para la familia. En los últimos días se están aprobando acuerdos en las diferentes provincias y comunidades autónomas, aquí en Galicia no es diferente.

El Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, y demás normativa, no consta expresamente que hacer en estos casos. El decreto obliga a todas las personas al confinamiento domiciliario, sin distinción.

Aunque parece que hay una predisposición a la continuación con el régimen de visitas, pues se permite circular por la vía pública para la “asistencia y cuidado a mayores, menores, dependientes, personas con discapacidad o personas especialmente vulnerables”.

Ahora bien, ¿es bueno cumplir el régimen de visitas?, yo entiendo que no, pues por varias razones; arriesgarse por pasar un fin de semana con los padres… no lo considero eficiente con la situación existente. Podría establecerse régimen de vacaciones, esto es, 1 semana o 15 días con cada progenitor… pero esto tampoco está recogido en los convenios reguladores o en las sentencias de familia.

Por ende, mi consejo es aplicar la empatía, esto es. Si es esencial para los hijos, o uno de los padres no están en situación en posibilidad de tener consigo todo el confinamiento a los hijos, la salud de uno de los progenitores o del propio niño, pues entonces cumplir con la sentencia judicial, sino no. A cambio, algunos jueces hablan de cuando se acabe la situación se compense al cónyuge que no ha disfrutado con sus hijos, un plazo más extenso, aunque no esté recogido en la sentencia.

Las medidas restrictivas de los derechos producida se deben a la necesidad de limitar el contacto con las personas y evitar contagios. Sabemos que la enfermedad, no afecta a todos por igual, por lo que, no desarrollar síntomas, no quiere decir que no se contagie a los hijos,

¿tengo derecho a usar el transporte público para ir con mi hijo cumpliendo con las normas y pautas establecidas?

Poder se puede, ahora bien, estoy totalmente en contra, salvo que sea una urgencia o caso de fuerza mayor. Si tiene que ser, que sea en el vehículo particular del uno de los progenitores.

¿Se deben de seguir cumpliendo con los pagos de la pensión de alimentos?

Por supuesto. Y NO HAY QUE PAGAR MÁS en términos legales, ahora bien, no es descabellado, y recomiendo compensar al cónyuge por los gastos de tener más tiempo a los hijos comunes.

Cuestión diferente es el caso de CUSTODIAS COMPARTIDAS, ahí hay que compensar al otro progenitor custodio, puesto que en muchos casos no hay fijadas pensión alimenticia…

 En caso de incumplimiento, me expongo a una demanda del otro progenitor….

Ciertamente SÍ.

También estoy seguro, es una opinión que la demanda de ejecución no prosperaría, son tiempos extraordinarios y por ende medidas extraordinarias.

Ahora bien, los progenitores no deben escudarse en esta situación para impedir cualquier comunicación de los hijos con los padres (llamadas, chat, videollamadas etc)

¿Es un delito?

El incumplimiento de derecho de visitas no es un delito sino un incumplimiento civil. La vía judicial para reclamar es la ejecución (ETJ o EFM) y es una vía lenta normalmente, y que dadas las circunstancias, se resolvería después del estado de alarma, cuando ya no nos pueden devolver ese tiempo que no hemos podido pasar con nuestro hijo.

En cualquier caso, conviene que el régimen de custodia, visitas y estancias y la forma de ejecutarlo debido a las finalidades del RD 463/2020 sea producto del consenso entre los progenitores. En defecto de acuerdo, corresponde al juez que dictó la sentencia adoptar la decisión que proceda.

Se podrían aplicar multas coercitivas, pero dadas las circunstancias, siempre que se actúe con buena fe, no se impondrán por el Juzgado y su reclamación posiblemente no tendrá ningún efecto.

Saludos,

ALIMENTOS: La extinción de la Pensión alimenticia

La obligación de que el padre o madre no custodio abone la pensión de alimentos fijada en Sentencia judicial o convenio regulador está fuera de toda duda.

Se produce en casi su totalidad en custodias EXCLUSIVAS, aunque nada impide que también se den en caso de Custodias COMPARTIDAS, siempre que exista un desequilibrio económico importante entre progenitores.

Ahora bien, bajo determinadas circunstancias puede darse la extinción de la pensión de alimentos… para ello habrá que acudir a un procedimiento de extinción de medidas o quede fijado en un Convenio Regulador de Divorcio… contencioso o de mutuo acuerdo. Otras veces, pocas veces, aparece fijado el fin del deber de prestar los alimentos, esto último puede llevar a que sea el hijo el que demande por los alimentos a ambos progenitores.

 

¿Qué circunstancias o cuando se extingue la pensión de alimentos a favor de un hijo?

Debemos de empezar diciendo que, la obligación por parte de un progenitor de abonar pensión de alimentos a un hijo no queda limitada a cuando este alcanza la mayoría de edad, sino que dicha obligación va más allá. El artículo 142 CC establece que dicha obligación se mantiene mientras sea menor de edad y aun después cuando no haya terminado su formación por causa que no le sea imputable, ej. Universidad, Máster etc…

No obstante, la sociedad actual en la que vivimos nos ofrece situaciones en la que esa obligación puede quedar muy desfasada. La educación extensa, los propios planes de estudios, etc… de ahí se hable de “causas que no le sean imputables”, es decir, por circunstancias que no dependen estrictamente del hijo que recibe la pensión.

Esto nos lleva, a los hijos que ni estudian ni trabajan, últimamente muy comunes estos casos de los hijos no haya acabado su formación por una más que total y evidente falta de aplicación a la hora de cursar dichos estudios.

 

En todo caso son jóvenes adultos que, aun habiendo alcanzado la mayoría de edad, ni cursan ningún estudio, curso o carrera universitaria ni realizan ninguna actividad laboral, ni parecen tener intención, dedicándose a nada en especial. El artículo 152 CC prevé la cesación de la obligación de prestar pensión alimenticia cuando exista “mala conducta o falta de aplicación en el trabajo”.

Por lo tanto, sin intención de ser expresos, se podría declarar la extinción de la obligación de abonar la pensión de alimentos:

1º Cuando, aun reuniendo el hijo cualidades o capacidades suficientes, exista una total falta de actitud o aprovechamiento de dicha formación.

2º Cuando dicha actitud sea continua o habitual, y no se deba a un episodio esporádico de crisis académica.

3º La extinción de la pensión de alimentos la falta de relación manifiesta con el progenitor si es exclusivamente imputable al hijo mayor de edad, hay un artículo ya en mi web https://luispintosabogado.es/el-tribunal-supremo-se-abre-a-aceptar-como-causa-de-extincion-de-la-pension-de-alimentos-la-falta-de-relacion-manifiesta-con-el-progenitor-siempre-que-sea-exclusivamente-imputable-al-hijo-mayor-de-eda/.

4º Los hijos que no hacen nada, los conocidos como “NI-NI”.

La AP de A Coruña, saca la custodia a un padre por dejar a su hijo continuamente al cuidado de los abuelos (sus padres).

La Audiencia Provincial de A Coruña, en la SAP 52/2019, de 7 de febrero, Rec. 483/2018, otorga la custodia exclusiva a la madre de un menor que alegó en Modificación de medidas, que su exmarido dejaba a los abuelos paternos el cuidado de su hijo.

La Sala confirma la sentencia dictada ya en primera instancia que estimó la demanda de y acordó atribuirle la guarda y custodia del hijo menor.

La sentencia desprende 2 ideas importantes;

1.- La desatención continuada en cuidados directos al hijo.

2.- La expresa alteración de las circunstancias de cuando se habían acordado las medidas.

Se considera que se ha producido una alteración sustancial de las circunstancias tenidas en cuenta en su día por cuanto, tras dictarse sentencia en el anterior procedimiento donde se trató la guarda y custodia y alimentos del hijo, en la cual se había establecido un sistema Guarda y Custodia compartida, ya que se considera (sin duda para el tribunal) que ha quedado demostrada la desatención del padre respecto al cuidado hacia su hijo, siendo los abuelos paternos quienes vienen realizan dicha función, cuidándolo y teniéndolo en su compañía.

Con todo esto, tampoco hay que estar preocupados, la sentencia, diferencia entre casos puntuales o por situaciones de ayuda de la familia, y la dejadez… y que no sean los abuelos u otro familiar quienes se encarguen directamente de cuidar al menor.

Las funciones parentales que corresponden al padre/madre, y son de obligado cumplimiento, no pudiendo exonerarse de las mismas por considerar que el menor está bien cuidado por sus abuelos.

Este incumplimiento por el padre de sus obligaciones es lo que justifica la apreciación de un cambio sustancial de circunstancias. Y debiendo prevalecer el superior interés del menor, la sentencia destaca más indicios tales como que el padre no había ido a preocuparse al centro escolar del niño para autorizar un apoyo individualizado necesario.

En consecuencia, la Audiencia no considera cumplidos los deberes de cuidado y atención del padre a través de los abuelos paternos y califica la desatención de dicho progenitor como una alteración de circunstancias importante, permanente o duradera y no coyuntural o transitoria, y que no se había tenido en el momento de establecimiento del régimen de custodia compartida, por ende sentencia la atribución de la custodia del hijo menor a favor de la madre, estableciendo un régimen de visitas, un cuadro de vacaciones, y la obligación al padre de abonarle en concepto de pensión por alimentos la suma de 200.-€ mensuales.